Counselling es un término anglosajón cuya traducción más aceptada es consultoría psicológica. Atendiendo a esto el counselor se habría de traducir como consultor psicológico. Sin embargo, en general se sigue prefiriendo el término inglés pues, a pesar, de incurrir en un anglicismo, en una palabra sola englobamos un amplio y particular significado.

El counselor proporciona una orientación psicológica ante situaciones problemáticas de la vida, en cualquiera de los ámbitos que puedan afectar a nuestro estado emocional. Por ejemplo, los relacionados con las transiciones vitales (adolescencia, madurez, envejecimiento), enfermedades, accidentes, relaciones de pareja, sexualidad, desarrollo personal y laboral, duelos, adicciones…

La tarea del counselor consiste en facilitar estrategias para tomar decisiones y abordar cambios. Es decir, la función del counselor es orientar, apoyar y desarrollar el potencial del cliente; promoviendo en él actitudes proactivas.

Entendiendo como proactividad la capacidad del sujeto para asumir el pleno control de su conducta, llevando a cabo acciones creativas y audaces para generar mejoras, siempre actuando en libertad ante las circunstancias del contexto. Así pues, implica la aceptación de la responsabilidad de hacer que las cosas sucedan, e implica decidir en cada momento lo que se quiere hacer y cómo se va a hacer. Este término, proactividad, fue acuñado por el psiquiatra y neurólogo vienés Victor Frankl (1905-1997), que fue prisionero en un campo de concentración nazi. El propio Frankl afirmaba que consiguió subsistir en su cautiverio gracias a que logró dotar de sentido a su existencia. De Frankl surgió el término proactividad que definió como la libertad de escoger nuestra actitud frente a las diferentes situaciones que debemos afrontar en nuestra vida.

Un punto importante, sobre la función del counselor es que éste proporciona apoyo psicológico a personas sanas, con el fin de facilitar la superación de las dificultades y conflictos, así como también de facilitar el despliegue y desarrollo de las potencialidades de cada persona. Mientras que las personas que padezcan de trastornos o patologías deben ser tratadas por psicólogos o psiquiatras. Así que el counselor no trata a pacientes sino a clientes. Tal y como lo ratifica la OMS: El asesoramiento psicológico (counseling) es un proceso que, a través del diálogo y la interacción, ayuda a la gente a resolver sus problemas y tomar decisiones; se trata de una relación entre un cliente y un consejero: el primero es una persona que siente la necesidad de ser ayudado, el segundo es una persona experimentada, imparcial, entrenada para escuchar, apoyar y orientar.

El counseling, es una disciplina particular y multidisciplinar. Comprende aspectos de la psicología, la filosofía y la medicina. Es una profesión de la salud que consiste en la realización de una terapia holística (engloba el conjunto de lo social, cultural y emocional), para atender las necesidades de los clientes. La terapia de counseling se puede realizar en forma de terapia individual, terapia de parejas o terapia grupal, según los casos y necesidades.

En realidad, el counseling es antíguo. Desde siempre ha habido personas que han desarrollado y ejercitado sus capacidades para ayudar a los otros en sus aspectos emocionales, relacionados con su vida cotidiana, desde el ámbito familiar al laboral. Si bien, el counseling tal y como lo comprendemos hoy es una profesión bastante reciente. Su origen se puede datar al principio del siglo XX, de la mano, principalmente de Carl Rogers. El cual fue un psicólogo humanista, que desarrolló la terapia centrada en la persona, con una total confianza en la capacidad innata del hombre para encontrar por sí mismo los recursos necesarios para vivir su vida de la mejor forma posible. Y así dio lugar a lo que denominamos counseling.

 Hay dos escuelas de counseling, pero ambas coinciden en que la función del counsoler es facilitar al cliente los recursos necesarios para resolver los problemas que le están haciendo sufrir. Estas son:

- La escuela  Humanística o Centrada en la Persona (ECP) que se basa en la Filosofía Existencial, la Psicología Humanística, la Sociología y la Antropología. Considera al hombre como un ser libre y responsable capaz de asumir experiencias dolorosas del pasado y de afrontar cada vez mejor la realidad que le circunda.

- La escuela Sistémica implica un nuevo modo de asimilar los problemas humanos. Se concibe al individuo como producto y consecuencia de su interacción con el contexto que le circunda. El contexto afecta los procesos internos de cada persona y, a su vez, los cambios que sufre esa persona influyen en la modificación de su medio

Un aspecto interesante del counseling es que se trata de procesos de corto plazo y la persona sale del proceso conociéndose lo suficiente como para afrontar las diferentes situaciones de su vida de una manera más responsable sin ser "la víctima" de lo que sucede sino siendo proactiva. Además, es el cliente quien determina cuando finaliza el proceso, pues es quien decide cuándo está listo para dejarlo y no el profesional (ya que es un cliente y no un paciente que necesita el alta).

En resumen, para estos momentos de la vida en los que nos encontramos ante dificultades serias o tristezas profundas es muy aconsejable que recurramos a consejeros profesionales o counselors; que nos ayudarán a reencauzar los problemas emocionales saliendo fortalecidos y con la capacidad de seguir llevando las riendas de nuestra vida y no dejando que las circunstancias nos anulen o sometan.

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
He leído y acepto la política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted