La fibromialgia no es una enfermedad, sino un conjunto de síntomas que, en mayor o menor medida, pueden controlarse. La fibromialgia es una afección crónica de etiología desconocida, caracterizada por la presencia de dolor crónico musculoesquelético generalizado, con bajo umbral de dolor, hiperalgesia y alodinia (dolor producido por estímulos habitualmente no dolorosos). En estos pacientes, la presencia del dolor crónico suele coexistir con otros síntomas, fundamentalmente fatiga y problemas de sueño, pero también pueden estar presentes parestesias, rigidez articular, cefaleas, sensación de tumefacción en manos, ansiedad y depresión, problemas de concentración y memoria. El curso natural de la fibromialgia presenta fluctuaciones en la intensidad de los síntomas a lo largo del tiempo.
No hay ningún fármaco aprobado por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios ni por la Agencia Europea de Medicamentos con indicación específica para fibroma. Los fármacos que pueden ser útiles son: antidepresivos, relajantes musculares, analgésicos y tratamientos para mejorar el sueño.

La fibromialgia, como afección crónica, que es su tratamiento es complejo. Los fármacos son buenos, pero ninguno carece de efectos secundarios. Por ello, Los tratamientos a largo plazo con fármacos son tratamientos que hay que realizar con mucha precaución y siempre valorando los pros y los contras.

La fibromialgia, como afección crónica,que es, su tratamiento es complejo. Los fármacos son buenos, pero ninguno carece de efectos secundarios. Por ello, los tratamientos a largo plazo con fármacos son tratamientos que hay que realizar con mucha precaución y siempre valorando los pros y los contras.

Evidentemente, mejorar la calidad de vida de todo aquel que sufre un proceso crónico, sea cual sea, es fundamental. Y el caso de la fibromialgia no es uno menos. Para ello, además de la medicina convencional es aconsejable aprovechar los beneficios de las terapias alternativas, que no son excluyentes sino aditivas. Con una adecuada terapia alternativa seguramente se conseguirá reducir la toma de fármacos con lo que mejorará su salud especialmente si sufre algún tipo de afección crónica. 

Para el tratamiento de la fibromialgia es muy adecuada la auriculoterapia. Ya que la auriculoterapia es un tratamiento holístico que regula el equilibrio de nuestro organismo, reduce el dolor, mejora la calidad del sueño, regula el tránsito intestinal y regula nuestro estado emocional (ansiedad, depresión...).

 Así pues, la auriculoterapia es un tratamiento muy recomendable para tratar la fibromialgia

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
He leído y acepto la política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted